Saltar al contenido

coma moscas

18 mayo, 2013

La organización de Naciones Unidas de mierda de este mundo de mierda ha dicho estos días que la mejor manera de acabar con el hambre en el mundo es que empecemos de una vez por todas a comer insectos, desde ya, a ver a qué estamos esperando. Son sabrosos y nutritivos, tienen proteínas y vitaminas, un manjar, un lujo a nuestro alcance que aún no nos damos por vaya usted a saber qué extraño prejuicio cultural. Yo mismo he decidido romper con los tabúes, he sacado mi lengua por la ventana a ver si caía alguna mosca (con nulos resultados, por el momento), hasta intenté cazar una polilla que se me coló en la cocina con la sana intención de hacérmela a la plancha, vuelta y vuelta, por desgracia se me fue la mano en la cacería y el animal quedó impracticable para cualquier proceso alimentario. Pero no teman, sigo intentándolo, estos pequeños fracasos no me harán rendirme al desaliento, comenzar mi nueva dieta insectívora será sólo cuestión de tiempo.

Imaginen lo que podría pasar si esta práctica se generalizara. Las autoridades tomarían cartas en el asunto, y con el pretexto de que no puedan consumirse insectos silvestres sin que estén debidamente garantizadas las condiciones sanitarias lo dejarían todo en manos de multinacionales que de buenas a primeras se harían con el monopolio de la explotación. Se prohibiría la caza furtiva indiscriminada, aparatosas maquinarias invadirían nuestros campos para posibilitar su recolección, surgirían al mismo tiempo en nuestros pueblos y ciudades enormes bichifactorías para la producción masiva industrial de este tipo de seres. Numerosas especies de aves y reptiles se extinguirían por haber desaparecido su sustento pero nosotros todo lo daríamos por bien empleado porque habríamos descubierto una nueva forma de alimentación, si bien ya no podríamos procurárnosla por nuestros propios medios sino que habríamos de ir a comprarla a los mercadonas o a los carrefures, la pagaríamos a precio de oro, quedaría fuera del alcance de un amplio sector de la población, a costa de erradicar el hambre en el mundo habríamos conseguido generar más hambre en el mundo ya que aquellas comunidades indígenas que antes se alimentaban de insectos ahora ya no tendrían ni una hormiga para echarse a la boca de vez en cuando…

Recuerdo aquella pintada ácrata que leíamos hace muchos años, cien mil millones de moscas no pueden equivocarse, coma mierda. Llegados a este punto quizás habría que reformularla, los mierdas que nos gobiernan no pueden equivocarse, coma moscas. Eso sí, coma moscas como paso previo a comerse su propia mierda. Al fin y al cabo, esto es sólo el principio.

Anuncios

From → MUNDO DE MIERDA

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: