Saltar al contenido

imposibilidades

24 mayo, 2013

Dicen que la culpa es mía. Dicen que fui yo, y usted, y tantos otros como usted y como yo. Dicen que viví todos estos años por encima de mis posibilidades, será así, no digo yo que no, cómo podría yo saberlo mejor que ellos que lo saben todo. Sí, puede que viviera por encima de mis posibilidades, pero créanme que tengo coartada porque nadie me explicó nunca cuáles eran realmente mis posibilidades. Es más, por no saber ni siquiera supe que tuviera posibilidades, sólo fui consciente de tener imposibilidades: la imposibilidad de tener sus casas, sus coches, sus viajes, su poder, ese que nos restriegan por la cara a cada rato. La imposibilidad de llegar holgadamente a fin de mes, la imposibilidad de hacer cualquier exceso, de salirme mínimamente de la norma, de darme un capricho, de hacerme un regalo, de hacérselo tal vez a quienes quiero. Sólo en sueños viví por encima de mis (presuntas) posibilidades, lo reconozco, y por eso me tranquiliza saber que ya nunca más me volverá a pasar: porque ya no me quedan sueños, ya me los han robado todos, de una vez y para siempre. Ya tienen el dos por uno, mi imposibilidad económica y ahora también mi absoluta imposibilidad mental, todo por el mismo precio. Me está bien empleado.

Anuncios

From → PAÍS DE MIERDA

One Comment

Trackbacks & Pingbacks

  1. un diez por ciento | tiempos de mierda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: