Saltar al contenido

es triste pedir

16 octubre, 2013

Parece ser que el Ayuntamiento de Madrid ha decidido por fin coger el toro por los cuernos y atajar de una vez por todas el problema de la mendicidad, que tan antiestético resulta y tanto daño hace a una ciudad moderna y cosmopolita como la nuestra. Para lo cual cabe suponer que todas esas lúcidas mentes pensantes que con tanto acierto rigen los destinos de esta municipalidad se habrán planteado un sinfín de posibles soluciones al respecto, a cuál más innovadora, algunas de las cuales sin duda habrán sido las siguientes:

A) recluir a todos los mendigos en un lugar donde nadie les vea 
B) proceder a su exterminio de manera sistemática
C) meterlos en un avión y enviarlos a Pernambuco (por ejemplo)
D) procurarles sustento
E) condenarles a pagar una multa de 750 euros por ejercer la mendicidad en plena vía pública.

De entre todas ellas (y tantas otras que se les hayan podido ocurrir) parece que finalmente han decidido decantarse por la opción E por ser la menos onerosa para las arcas públicas, cuestión crucial en estos tiempos de crisis. Es más, no sólo es la menos onerosa sino que hasta podría representar una nueva fuente de ingresos que contribuyera a aliviar las penurias que anda padeciendo esta noble Villa. Por todo lo cual habremos de suponer que a partir de ahora todo mendigo que esté pidiendo por encima de sus posibilidades se verá en la tesitura de tener que abonar la multa correspondiente, lo que ya no nos consta es qué se hará cuando el individuo en cuestión, dada su menesterosa condición, no disponga del patrimonio necesario para hacer frente a dicha multa. Quizá le será requisada la recaudación del día, o bien (si ésta no resultara suficiente) se le obligará a realizar trabajos comunitarios hasta que logre completar el resto de la cantidad; o bien se le embargarán sus exiguas posesiones, su raído abrigo, su presunto colchón, su caja de cartón, su cartel de dame argo pa comé, por caridá, su cuerpo incluso (o lo que quede de él) para entregárselo a la ciencia, tan quejosa en estos días por su falta de recursos. Todo lo que sea menester.

Es triste pedir pero es mucho más triste tener que robar, durante años escuchábamos a diario esa misma retahíla en los vagones del tren o del metro. Hoy ya estamos en otra fase, le hemos dado la vuelta a la tortilla, probablemente dentro de poco empezaremos a escuchar que es triste robar pero es muchísimo más triste tener que pedir, nos lo dirán cuando nos atraquen y no nos quedará otra que darles la razón. Reconozcámoslo, robar es mucho más rentable en términos de beneficio y mucho más económico en términos de esfuerzo, dónde va a parar, en apenas un minuto navaja en cuello puedes sacar infinitamente más de lo que recaudarías tirándote el día entero a la puerta de un hipermercado o de una iglesia. Robar puede resultar más traumático a priori pero ese mal trago dura apenas un instante, se pasa rápido, nada que ver con estar humillándote la vida entera. Robar hasta ahora tenía la contrapartida de que era delito pero ahora ya si también lo es mendigar como que no hay color; y del riesgo ya ni hablemos, el ladrón roba un instante y luego desaparece, en cambio el mendigo permanece ahí tirado día tras día en perpetua exposición, no habrá en el mundo un delincuente que resulte más fácil de detener. Y por último (pero no por ello menos importante), no nos engañemos, robar está muchísimo mejor visto que pedir, nada que ver en términos de consideración social. Un mendigo es una lacra para la sociedad, un chorizo en cambio es un ejemplo, un modelo de conducta, incluso un puto ídolo en ocasiones, si no se lo cree le bastará con mirar un poco a su alrededor, tampoco mucho, con ver lo que votamos (y lo que seguiremos votando) le será más que suficiente…

Anuncios

From → CIUDAD DE MIERDA

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: